Tratamientos anticelulíticos

Tratamiento para tensar, reafirmar y remodelar zonas del cuerpo.

Radiofrecuencia corporal 

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel para elevar de forma controlada la temperatura de las diferentes capas de la dermis, para estimular la hiperactividad de los fibroblastos, favoreciéndola regeneración y producción de nueva fibra y nuevo colágeno.
 
Es un tratamiento no invasivo indicado para tensar, reafirmar y/o remodelar zonas del cuerpo.
 
Entre los principales beneficios de la radiofrecuencia corporal destacamos la remodelación del abdomen, muslos, glúteos, cintura, brazos y espalda. Activa la circulación sanguínea y reduce la piel de naranja.

Cavitación

La cavitación es el tratamiento idóneo para destruir los acúmulos de grasa localizada y perder volumen, mediante el uso de ultrasonidos de baja frecuencia, que se aplican sobre la zona donde se concentra la grasa para disolver las células adiposas desde su interior.
 
Es recomendable después de cada sesión recurrir a técnicas de drenaje (masaje, presoterapia y/o vacumterapia) para facilitar la eliminación de las células grasas y evitar que se reabsorban de nuevo. Igualmente importante es beber 1.5 litros de agua tanto antes como después del tratamiento y  seguir una dieta proteica, depurativa y baja en calorías desde días antes de iniciar el tratamiento.

Ondas acústicas u ondas de choque


A través de la aplicación de ondas de choque se consigue la eliminación de grasa superficial y profunda de una manera eficaz (grasa en abdomen, michelines, cartucheras…) y  se combate la celulitis de cualquier tipo (fibrosa, edematosa, dura).
 
También se utilizar para tratar la flacidez y para tonificar los músculos.
 
Es ideal para combinar con una mesoterapia corporal (para mejorar el aspecto de la piel), la radiofrecuencia (para reafirmar el tejido)  y con la presoterapia  (para el estímulo de la circulación de retorno del sistema venoso y linfático y favorecen la disolución de los nódulos grasos).

Vacumterapia 

La vacumterapia es uno de los métodos no invasivos más efectivos para combatir la celulitis. La técnica consiste básicamente en la aplicación de una aparatología que mediante el principio de succión drena el tejido adiposo, movilizando la grasa localizada hacia el sistema linfático.
 
Es un tratamiento anti-celulítico, adelgazante y reafirmante mediante el cual conseguimos tonificar el sistema circulatorio, estimular el sistema linfático, aumentar la producción de colágeno, eliminar desechos orgánicos, favorecer la oxigenación, levantar los glúteos y mejorar la calidad general de la piel.
 
Se utiliza como una alternativa para eliminar la grasa localizada, y habitualmente es un complemento con la técnica de cavitación.

Presoterapia

La presoterapia es un sistema de compresión controlada diseñada para aumentar la circulación sanguínea y el flujo linfático, generando un drenaje linfático que  ayuda en la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que provocan la celulitis, trastornos venosos como las várices, edemas, y linfoedemas.
 
Indicaciones:
  • Reactiva el sistema circulatorio y aumente la oxigenación del organismo
  • Tonifica los músculos
  • Reafirma y modela glúteos y piernas
  • Elimina la celulitis
  • Piernas ligeras y descansadas
Para una mayor efectividad, este sistema se aconseja combinarlo previamente con uno o varios de los siguientes tratamientos: Masaje lipolítico, masaje circulatorio, cavitación, ondas de choque, vacumterapia y/o radiofrecuencia.

Plataforma vibratoria

Se utiliza como complemento de otros tratamientos,  principalmente para tonificar los músculos y facilitar la eliminación de líquidos. Las rápidas vibraciones que emite la plataforma, hacen que los músculos se contraigan y se relajen rápidamente consiguiendo el efecto deseado.

Electroestimulación


A través de la electroestimulación podemos modelar el contorno corporal y aumentar la tonificación de los músculos con flacidez.
 
Se trata del uso de un aparato llamado electroestimulador que mediante impulsos eléctricos provocan contracciones musculares, lo que permite aumentar el tono muscular y mejorar la flacidez de los músculos aumentando su volumen, fuerza y resistencia.
 
Esta técnica no se utiliza únicamente con fines estéticos, también es utilizada en fisioterapia para la rehabilitación, con excelentes resultados en el tratamiento de la atrofia muscular, las contracturas, la contracción de los músculos paralizados y el tratamiento del dolor.

Drenaje linfático manual, circulatorio y drenante

El objetivo es estimular el funcionamiento del sistema linfático así como también el tratamiento de las alteraciones que este pudiera presentar.
 
Entre los beneficios más significativos destacar:
  • Activan la circulación sanguínea y fortalece el sistema inmunitario.
  • Ayuda a la retención de líquidos, eliminando edemas y combatiendo la celulitis.
  • Activa la eliminación de compuestos tóxicos de desecho.
  • Alivia numerosas inflamaciones crónicas.
  • Regenera tejidos en cicatrices,  quemaduras, heridas.
  • Preparar los tejidos antes y después de ser sometidos a una intervención de cirugía estética. 

Tratamiento reductor y anticelulítico

La base de este tratamiento radica en un correcto diagnóstico para determinar el tipo de celulitis a la que nos enfrentemos. Diferenciamos tres tipos de celulitis, la tipo blanda, la celulitis compacta y la edematosa.
 
La técnica consiste en la movilización del tejido adiposo e incrementar la circulación y el metabolismo local, mediante el aumento de la temperatura corporal, usando técnicas manuales específicas combinadas con la aparatología y envolturas adecuadas.
 
Los beneficios del masaje reductivo son:
  • Modela y reduce centímetros en zonas con grasa localizada como caderas, cintura, abdomen, muslos y brazos
  • Reduce y elimina la celulitis y piel de naranja
  • Mejora la irrigación sanguínea y el drenaje linfático
  • Elimina toxinas y exceso de líquido acumulado 

Intralipoterapia 


La solución definitiva sin cirugía para la reducción de la grasa localizada. Tratamiento indicado para eliminar los acúmulos de grasa localizada, destruyendo los adipocitos de forma definitiva en pacientes en normopeso o sobrepeso.
 
Mediante la infiltración de este producto en la zona a tratar se consigue la reducción de la grasa localizada y la celulitis.
 
Este tratamiento se combina con otras técnicas de drenaje con el fin de ayudar al organismo a eliminar los lípidos de forma natural por el sistema linfático.